sábado, 21 de abril de 2018

¿QUE PASO EN LA PARRA?





En una entradas en mi blog personal hablaba de un árbol algo común en Andalucía: la encina. Hoy toca hacerlo de otro, mejor dicho no es tal árbol, que da como fruto distintas clases de uvas. Me refiero a la parra; pero, en este caso a la Base Aérea de La Parra, que se encuentra en el término municipal de Jerez (Cádiz).

Sobre las 03,00 horas del 7 de abril de 1974 dos soldados que se encontraban de guardia en esa base observan a unos 1.000 metros de distancia de donde se encontraban un faro que parecía emitir un rayo giratorio de luz blanca, barriendo el suelo e iluminando a los testigos.

Después de llevar una hora observándolo se acuerdan que tienen que dar parte. Acude un oficial y los tres siguen mirando hasta las 05,30 horas que desaparece el extraño objeto de color blanco y forma redonda.

A su debido tiempo Ballester Olmos efectuó una serie de gestiones ante el Cuartel General del Ejercito del Aire español. De las mismas se desprende que el ejército carece de cualquier tipo de documentación relacionada con este suceso, clasificada o no; por tanto, no se pueden pronunciar.

Esta historia se me antoja curiosa por no decir extraña. Dos soldados de guardia observan algo y en lugar de avisar a sus superiores se quedan mirando, cuando se acuerdan lo hacen, acude un oficial que hemos de suponer es el que se encontraba de guardia y los tres juntos siguen mirando sin hacer nada.

Cualquiera con dos dedos de frente pensaría que allí estaban viendo algo normal y habitual: ejercicios nocturnos, por ejemplo. U otra cosa análoga. De interpretar que era algo que podía afectar a la seguridad de las instalaciones, alguien debió ir hasta donde estaba esa luz e investigar.

En más de una ocasión he comentado con un amigo, también aficionado a estos temas, que existen una serie de fenómenos en la casuística OVNI que no tendrían que estar. Este puede que sea uno de ellos. La documentación disponible se encuentra bajo la referencia 184 del CEI de Barcelona y no aporta nada que pueda haber olvidado de contar.

La foto que he usado para ilustrar la entrada fue publicada hace ya algún tiempo por José Ignacio Gómez Palomeque para ilustrar un trabajo suyo donde hablaba de cómo era la base hacía en esos momentos 25 años.





lunes, 16 de abril de 2018

SCORPION



En más de una ocasión he hablado rn mi blog personal al igual que en la Web de Andalucía Misteriosa sobre las leyendas relacionadas con el mar existentes en Cádiz, tratando el asunto del crucero de la Armada Española “Reina Regente”, el asunto del hombre pez, etc.

Un mes de mayo de 1968, en plena guerra fría, un submarino nuclear americano de la clase Skipjack y nombre “USS SCORPION” sale de la Base Aeronaval de Rota (Cádiz) con destino a Norfolk. A bordo 99 hombres.

De él nunca más se supo y el 5 de junio de ese mismo año fue dado oficialmente por perdido por las autoridades navales americanas. Mucho se ha especulado con las causas de su perdida. Se habla de un incendio, de la explosión de un torpedo, etc.

Se comenzó su búsqueda y por aquellos tiempos no dio resultado. Actualmente se cree que se encuentra hundido en el Océano Atlántico, a unos 3.000 metros de profundidad, y a unos 740 kilómetros al suroeste de las Islas Azores.

Este trágico suceso ya forma parte de los encantos des la tierra que me vio nacer y es uno de los misterios de la guerra fría que aun están por esclarecer.

Ilustro esta entrada con una de las muchas fotos existentes de este submarino.





martes, 10 de abril de 2018

ALBORAN



Repasando la casuística de los doce triángulos de la muerte, o malditos, hemos localizado dos referencias del malogrado Antonio Ribera que nos hace preguntarme si existe otro en el Mar de Alcorán, prácticamente a la entrada de nuestro querido Mar Mediterráneo.

Citando siempre fuentes de Ribera, decir que el 5 de mayo de 1.969 dos aviones militares Grumman-Albatross se dirigían desde Cartagena a Jerez de la Frontera, estrellándose uno de ellos sobre el mar a la altura del Cabo de Gata. La tripulación estaba compuesta por 8 hombres y una motonave con matricula de Bilbao rescata con vida al Teniente de Navío Pedro Mac Kingsley junto con dos cadáveres. Del resto de la tripulación nunca se supo nada. El superviviente fue incapaz de dar una explicación sobre lo que había sucedido.

Dos meses después, el 2 de julio de ese mismo año, otro avión antisubmarino “AN-17” (grumman) desaparece sobre el Mar de Alcorán. La tripulación estaba compuesta por 2 Capitanes de Aviación, 1 Capitán de Fragata y un Teniente de Navío. Inmediatamente se monta el correspondiente dispositivo de búsqueda y solo se encuentran restos del avión, habiendo desaparecido los 5 miembros de la tripulación. La última comunicación del avion con tierra decía: “bamos hacia la luz”

En esta historia hay dos hechos que me llaman la atención: el primero es la alta graduación militar de todos los miembros de la tripulación. Y el segundo, y quizás más importante, es que el desaparecido Capitán de Aviación Boado debería haber comandado dos meses antes el vuelo que se estrelló a la altura del Cabo de Gata. ¿Estaba Boada destinado a morir en un accidente de aviación? A lo que debemos de añadir que Boado fue el primer militar ufologo español.

Antes de estos accidentes se produjo otro en Palomares donde estaba implicada la aviación militar americana.

La Isla de Alcorán se encuentra a 48 millas náuticas de Adra y a 35 del Cabo de Tres Forcas. A unos 100 metros en dirección NE de ella se encuentra el Islote de la Nube.  En él existe una cueva subterránea que recorre toda la isla y es navegable con buen tiempo. La bautizaron con el nombre de Cueva de las Morenas.

Su nombre procede del corsario tunecino Mustafa Ben Yusf el Magnuz ed Din (Al.Borany) y el 1 de octubre del año 1.540 se produce una autentica batalla naval entre galeras españolas comandadas por Bernardino de Mendoza y 10 embarcaciones belbericas dirigidas por Caramami y Ali Hamet. Hay 830 muertos de los cuales 700 son piratas turcos. Desde ese día es de soberanía española y con el Derecho Internacional en la mano no hay ningún tipo de dudas.

Si existen dudas sobre si se trata de una isla o una “roca”; toda vez que desde el punto de vista del Derecho marítimo Internacional no cumple los dos requisitos básicos para tener la consideración de isla: el ser apta para la vida humana y el poder desarrollarse actividad económica.

Actualmente se encuentra deshabitada y una vez al mes llega una dotación de la Infantería de Marina para realizar labores de mantenimiento. Para finalizar tres curiosidades: en el año 1.899 se descubre en ella un nuevo mineral bautizado como alboranita. Dispone de un campo de futbol y de un cementerio con tres tumbas. Dos de ellas corresponden a esposas de fareros destinados en la isla. La tercera carece de nombre y se cree que su morador es un aviador alemán cuyo cadáver llegó a la isla arrastrado por las corrientes durante la Segunda Guerra Mundial.

Actualmente es Parque Natural y nadie duda de su estratégica situación e interés militar.









jueves, 29 de marzo de 2018

LA SANTA CUEVA




En el casco histórico de Cádiz, al lado de la Iglesia del Rosario, existe un edificio religioso emblemático para los gaditanos. Se trata del Oratorio de la Santa Cueva, construido en el siglo XVIII.
Consta de dos estancias, una superior o capilla alta, de extraordinaria riqueza y luminosidad, y otra subterránea o capilla baja de mayor austeridad y recogimiento, con un calvario de madera policromada obra de Vaccano y Gandulfo.
En la capilla alta se pueden contemplar, entre otras obras, tres lienzos de Goya. La Santa Cena, La multiplicación de los panes y peses y la parábola de la boda del hijo del rey.
En el año 1796 fue consagrado al culto por el obispo Antonio Martínez de la Plaza. Estamos ante uno de los máximos exponentes de la arquitectura neoclásica religiosa andaluza. Obra de los arquitectos Torcuato Cayón y Torcuato Benjumeda; declarado Monumento Histórico Artístico  Nacional en el año 1981.
Aunque oficialmente se niega los orígenes paganos, tenemos que afirmar que nos encontramos ante un lugar rodeado de misterios que va más allá de ser un simple templo religioso católico consagrado por temor a la inquisición.
La historia de la casa conocida como “corralón de Dapelo” es algo larga para contarla aquí. No obstante, todos los jueves se reunían en el lugar hombres de la aristocracia local para practicar ritos extraños y desconocidos durante tres horas. A lo que debemos añadir que eran masones, al igual que la inmensa mayoría de os sacerdotes de Cádiz.
Debido a esto y a los rumores y recelos existentes, obligó al obispo de la época Fray Tomas del Valle, a acudir una noche de jueves de incógnito a una de esas reuniones.
Ya tendremos tiempo en otro momento a continuar con la historia y a contar que ocurre allí todos los viernes Santos-


viernes, 9 de febrero de 2018

LOS DUROS ANTIGUOS



En el año 1905 el Tío de La Tiza (Antonio Rodríguez Martínez, 1861-1912) compuso un tanguillo para el Carnaval de Cádiz titulado LOS DUROS ANTIGUOS. Donde contaba la historia de unas monedas encontradas en la playa y que llevó a su suegra al Patio de los Callados (el cementerio). Muchos gaditanos ignoran la verdadera historia.
El 3 de junio de 1904 un obrero fue a la playa de Cádiz a enterrar unos despojos de pescadería, encontrando a cierta profundidad un  tesoro de “reales de a 8” del siglo XVIII.  El pobre hombre se llenó los bolsillos con todas las monedas que pudo y se fue. Cuando se corrió la voz el pueblo de Cádiz se lanzó a la playa en busca de más monedas de plata, debido a la mala situación económica que atravesaba España desde el desastre del 98 (La Guerra de Cuba).
Muchas de esas monedas resultaran ser falsas; y, tal como afirmábamos anteriormente, el Tío de la Tiza plasmó al año siguiente el hallazgo en un tanguillo para el carnaval que ha perdurado en el tiempo y han hecho famosos aquellos duros antiguos.
Ya forma parte de la historia y las leyendas de Cádiz. Este 14 de febrero, Día de los Enamorados, comienza oficialmente el carnaval. Que estas líneas sean un homenaje al tanguillo y al autor que a pesar de haber fallecido hace ya más de un siglo sigue en la memoria de ese pueblo trimilenario que es Cádiz.
Una reproducción de esos duros es lo más apropiado para ilustrar la entrada.



sábado, 18 de noviembre de 2017

EL CRATER


Se afirma que en el saco de la Bahía de Cádiz, existe un cráter submarino entre el Caño del Trocadero y el Fuerte de San Luis (Puerto Real). Siendo lo más sorprendente su perfecta forma circular y su origen se le atribuye al impacto de un meteorito.
Se conoce por una instantánea aérea hecha hace algunos años por uno de los más reconocidos fotógrafos de Cádiz, Joaquín Hernández “Kike” que fue el que transmite todo su entusiasmo a Jesús Borrego, para que este investigador gaditano centrara todo sus esfuerzos en averiguar que esconde este extraño boquete en nuestra bahía.
El Diccionario de la Real Academia de la Lengua Española define la palabra “cráter” de tres formas distintas, indicando en la primera que estamos ante una depresión topográfica más o menos circular formada por explosión volcánica y por la cual sale humo, ceniza, lava, fango u otras materias, cuando el volcán está en activo. Añadiendo seguidamente que también puede estar producido por la caída de un meteorito o ser una depresión por lo común de forma circular y márgenes elevados.
Como muchos de vosotros conocéis, llevo investigando nuestra querida bahía desde 1994 y este cráter no se encuentra recogido en ninguna de las muchas cartas náuticas existentes. Interpreto que no estamos ante un cráter tal como es definido por la Real Academia de la Lengua. Se trata de otro tipo de accidente geográfico que definiré en el momento oportuno, pudiendo existir en el interior de la bahía hasta cuatro de ellos. Uno tapada con los escombros procedentes del dragado del canal de entrada a la Factoría de Bazán y el Arsenal de la Carraca en la década de los 60 del pasado siglo.
Para entender las especiales características del lugar debemos de consultar la obra de J. Gavala, publicada por la Diputación de Cádiz en el año 1992, titulada GEOLOGIA DE LA COSTA Y LA BAHIA DE CADIZ, “EL POEMA ORA MARITIMA DE AVIANO”.  Además de una investigación comenzada en la segunda mitad de la década de los 90 por la Universidad de Cádiz conjuntamente con el Instituto Geológico Minero de Oporto (Portugal), la Universidad de Moscú (Rusia) y el Instituto Geológico Minero Ruso. Se llegaron a catalogar en un primer momento hasta 50 volcanes submarinos en el Saco de Cádiz aunque desde el punto de vista vulcanológico no son peligrosos; llevando uno de ellos el nombre de San Petersburgo, en honor al buque oceanográfico ruso participante en la primera campaña,
Estas líneas es un adelanto a un amplio trabajo sobre el particular que esperemos que vea la luz si no a finales de este año a primeros del próximo. En el mismo espero dar explicación a gran parte de los misterios envueltos en la bahía, por no decir a su totalidad.
No soy nadie para criticar a otros investigadores, pero estoy en mi derecho a preguntar. Y si no me gustan sus respuestas a repreguntar. A todos ellos les efectuaría una única pregunta: ¿Qué autoridad tiene un director de museo para autorizar el buceo en el interior de la zona de seguridad de una base militar?
Anteriormente he hablado de volcanes, ¿tendrán algo que ver con la desaparición de La Atlántida?  En el trabajo que preparo esta pregunta no tiene respuesta, pero…
La imagen muestra al autor de estas lineas un verano de no hace muchos años a la salida del Arsenal de La Carraca en San Fernando (Cádiz).
NOTA  ACLARATORIA: Se denomina saco de la bahía al interior de la misma donde se encuentran las localidades de Puerto Real, San Fernando, dos astilleros y el Arsenal de la Carraca. Nada tiene que ver con el Saco de Cádiz, que comprende una extensión mucho más amplia.


domingo, 15 de octubre de 2017

EL POLO SUR


En el blog personal del autor afirmábamos que en el año 1817 se subleva Chile (ver ¿Dónde está San Telmo? En http://angelcarretero.blogia.com/2013/081901--donde-esta-san-telmo-.php ). El entonces Rey Fernando VII llegó a un acuerdo con el Zar de Rusia y en el puerto de Cádiz se armó una flota con el objeto de someter de nuevo a Chile.
El buque San Telmo, con 644 tripulantes a bordo entre marineros e infantes de marina y 74 cañones era el buque insignia. Zaparía con dos fragatas de escolta y un buque de apoyo. Su comandante era el Capitán Joaquín Toledo y en el mismo también embarca el Almirante Rosendo Polier, precisamente nacido en Chile, que actuaba como comandante en jefe de la expedición de castigo.
Después de zarpar de Cádiz hacen escala en Montevideo y Rio de Janeiro dirigiéndose seguidamente hacia Cabo de Hornos al objeto de cruzar del Atlántico al Pacifico. Debido a las pésimas condiciones meteorológicas el buque se desvía muy hacia el sur y acaba hundido. Nunca más se supo del mismo y de su tripulación.
Durante la década de los 90 se realizaron varias expediciones y se logró encontrar el pecio hundido, que está declarado por el Gobierno Español como cementerio submarino.
La tragedia tiene lugar en septiembre de 1819 y los supervivientes logran llegar a la Antártida, en concreto a la Isla Livingston, formando –aunque por poco tiempo- el primer asentamiento humano en el Polo Sur. La aventura duró poco tiempo; ya que estos supervivientes murieron de hambre o frio.
Una de las personas que más sabe de esta tragedia es el historiador y Coronel de Infantería de Marina retirado Migue Aragón, que vive en la soleada Chiclana. Él en la década de los 80 participó en varias expediciones polares, siendo cuando nació su interés por el tema.
Actualmente el Comité Polar Español se encuentra organizando dos expediciones hacia Isla Livingston, para localizar los restos de ese primer asentamiento humano en el Polo Sur.
Sirvan estas líneas para rendir un homenaje a esos gaditanos que dieron su vida de forma anónima por la unidad de lo que quedaba en esos momentos del imperio español.
Como no podía ser de otra forma, la imagen que ilustra la entrada es de la base Española Juan Carlos I que se encuentra en esa isla descubierta por gaditanos hace ya casi dos siglos.